Videojuegos y Metadona

General information
Language Source
Spanish url RetroManiac Blog

Artículo escrito por Jesús Fontecha y publicado en el blog de videojuegos retro Retromaniac.

Hace ya más de un año que el ocio digital y por ende los videojuegos forman parte, “oficialmente”, de la cultura de nuestro país, al igual que ocurre con el cine o la música. Este paso ha sido posible en gran parte a la aparición y aceptación de los llamados videojuegos sociales, aquellos que extienden y hacen partícipe del ocio electrónico a toda la familia. Hasta el punto de que en nuestros días ya no se hace raro ver a madres y abuelas jugando a determinados juegos, didácticos o no, frente al televisor.
No obstante todavía hay gente que se empeña en taparse los ojos y crear polémicas sin fundamento. Quizá es el momento de reabrir debates innecesarios, de prensa rosa, amarilla y sensacionalista. Hace tiempo hablar o establecer críticas sobre esta afición minoritaria no parecía rentable; hoy día, se ha convertido en un filón del que cualquier desdichado quiere ser protagonista.
La última noticia surrealista con la que me he encontrado últimamente parte de un estudio realizado por un supuesto terapeuta llamado Steve Pope que afirma lo siguiente: “pasar dos horas con una consola de juegos es el equivalente a tomar una raya de cocaína por el subidón que produce“. Muy bien Sr. Pope, esto le reportará la popularidad y el beneficio necesario para cubrir los gastos del costo que consume. Pero hay más, ya que sigue: “…Es la adicción que más está creciendo en el país y esto afecta mentalmente a los jóvenes, y es la principal causa de problemas físicos como la obesidad”. Esto demuestra que usted también anda con algunas neuronas trastocadas. Desconozco si se encuentra en su peso ideal, pero le recomiendo que haga deporte y no se excite demasiado.
Por otro lado este señor afirma que trabaja con adolescentes que se saltan las clases, roban para conseguir dinero con el que comprar juegos y que algunos juegan incluso 24 horas de forma ininterrumpida. Evidentemente Sr. Pope, algo me dice que no realiza bien su trabajo. De todos modos cualquier cosa debe ser mejor que aguantarlo. Y llegados a este punto, Mr. Pope nos advierte: “la adicción a los videojuegos introduce a los jóvenes en una espiral de violencia cuando convierten sus juegos de fantasía en realidad”. No me gustaría ser la Sra. Pope.
¡Bien!, en un pis-pas este señor ha descubierto en los videojuegos el origen de la drogadicción, la ludopatía, la delincuencia y la violencia. Yo, estimados lectores, como jugador más o menos habitual, echo en falta alguna más. Pero sigamos leyendo a Mr. Pope, tal vez obtengamos la respuesta. Según él, todo esto no solo afecta a chicos adolescentes, sino que va más allá, hasta el punto de afirmar que en sus terapias existen abuelas adictas al póquer online. Aquí nos faltan detalles, un buen terapeuta como ud. debería incidir en la variante que juega cada una de estas abuelas (¿Hold’em?, ¿Omaha?,¿5-draw?, ¿cincinnati?, ¿strip-poker?,…) ya que con este dato y su inteligencia a buen seguro que podrá determinar la personalidad y patología que presentan y librarnos así de una asesina en serie, una anciana psicópata o una simple puta.
Y tras esto, con la pupilas dilatadas, escozor en la nariz, autoconfiado, eufórico y enérgico Mr. Pope nos advierte: “…el cáliz envenenado pasa a través de las generaciones”. Como si de un orador sectario se tratara, este hombre cada vez me hace más gracia. Sinceramente, yo espero que encuentre pronto a Samantha.
Aquí, me detengo en la lectura del artículo de mi buen amigo Steve (incluso ya me permito tutearlo) contenido en el rotativo Lancashire Evening Post, y siento un vacío interior incapaz de ser ocupado cuando apenas quedan escasos párrafos repletos de sabiduría. Pero es el momento, contengo la respiración, mantengo la esperanza et voilà!; Steve no se podía despedir sin acordarse de una madre que le confesó: “…comprar a mi hijo Call of Duty fue como comprarle su primer chupito de whisky”. El ciclo se muestra completo y el alcoholismo era el ingrediente que nos faltaba. Mientras, yo aconsejo a esta madre que no se preocupe por su hijo, ya que no hay mayor placer que acuchillar “guiris” en las favelas mientras saboreamos un buen Cardhu a golpe de fusil.
Debido a esto, ahora soy fan acérrimo de Steve, aún sin explicitarlo en ninguna red social. Estoy deseando leer sus próximos estudios y avances al respecto. Incluso me he tomado la molestia de recomendarle algunas líneas de estudio interesantes: “La influencia del Street Fighter en la violencia de género”, “Juegos como Super Mario incitan al consumo de setas alucinógenas”, “Jack el destripador y los Survival Horror” o “De los juegos sociales a las orgías colectivas”.
¡Y pensar que todo esto es ahora una cultura reconocida en nuestro país! (ironic mode OFF).
Nota: El artículo original data de 2010 pero creemos que sigue siendo perfectamente actual.
Share Button
Tagged with: ,